Jessica Jones, la serie del momento


Que las películas sobre superhéroes están de moda no es ninguna novedad. Desde hace años las pantallas de nuestros cines se han llenado de adaptaciones de numerosos cómics, y aún así las salas no se quedan precisamente lo que se dice vacías con la esperada continuación de alguna película de Marvel. Pero este año han decidido ir un poco más allá, porque todo el planning con el anuncio de sus futuros lanzamientos no era suficiente. Ahora Marvel ha decidido conquistar también poco a poco la pequeña pantalla. Daredevil y Jessica Jones son tan solo algunos ejemplos de que realmente no estamos tan cansados de ver historias plagadas de superhéroes y villanos como decimos a nuestros amigos.
    Lejos quedan ya las antiguas películas de Superman (o su serie que quizás alguien más recuerde), en la que el hombre de acero parecía invencible a nuestros inocentes ojos por aquel entonces. Sin embargo, estos "héroes" no son como él. Daredevil nos mostraba que sangrar está bien, que acabar al borde del punto de no retorno es una cosa totalmente probable, y que un traje no te convierte directamente en un héroe. Jessica Jones reivindica que ni siquiera eso es necesario ya. Que no hace falta esconderse, que puedes seguir siendo tú en todo momento.

¿Pero quién es Jessica Jones? Jessica Jones es una detective privada, que sólo quiere ganarse la vida para seguir viviendo tranquilamente en su apartamento / oficina (seamos sinceros, esa es la primera impresión que da). Actúa en asuntos bastante simples; si crees que tu marido te está poniendo los cuernos y necesitas pruebas de ello para el divorcio, llamas a Jessica Jones. Si necesitas encontrar a alguien porque crees que ha sido secuestrado... también puedes llamar a Jessica. Y es que justamente así empieza una de las piezas clave de la serie, cuando los padres de una chica llamada Hope llegan pidiendo a Jessica que encuentre a su hija, supuestamente desaparecida por no ponerse en contacto con ellos. Un caso a primera vista normal, que simplemente requiere una investigación un poco más exhaustiva que los habituales. Sin embargo, no todo es tan simple y el pasado de Jessica empezará a presentarse (poco a poco) en escena. Alcohólica (o casi), con el móvil siempre sin batería y una lengua que no se detiene en decir lo que piensa realmente (o que no piensa siquiera lo que dice). Mordaz, solitaria y maltratada por la vida. No es de extrañar que no quiera tener contacto íntimo con nadie. Pero eso no es todo. Jessica Jones es capaz de saltar muy alto y tiene una fuerza bastante mayor que la de un humano corriente, por lo tanto, eso le permite romper candados, cadenas, doblar mesas y sillas o parar y levantar (un poco) un coche en movimiento, cosas que le facilitan un poco el trabajo. Pero es humana. Ella no es prueba de balas, si se corta sangra, si le hacen daño sufre. Y lo más importante, no esconde ese poder que tiene. Lo usa de ser necesario, ante quien sea. 
      Jessica Jones bebe mucho de eso. Del sufrimiento, del dolor, del arrepentimiento. Del pánico de dañar lo poco que le queda. Siempre está el miedo de que la descubran, de que se sepa lo que hizo. De perder la vida que tiene. De amar. De volver a ser manipulada. Pero esa es su parte más íntima, la que no vemos al principio pero intuimos que pasó algo con ella. A modo de cuentagotas descubrimos por qué su vida se ha convertido poco a poco en un cúmulo de numerosas desdichas.



Unido a esto hay que decir que Jessica Jones como serie también explora el maltrato desde el primer momento gracias a varias subtramas en prácticamente todas sus facetas. Para ello cuenta con el apoyo de uno de los villanos mejor caracterizados y menos explotados (luego explicaré eso) en los últimos tiempos, Kilgrave, cuyas ambiciones en esta vida no se diferencian mucho del resto de nosotros; solo quiere ser amado. Bueno, tampoco es tan simple, pero casi. La historia es bastante más larga, pero no es bien cercano el final cuando descubriremos sobre a qué viene esa falta de amor y de saber qué está bien hacer y qué está mal en esta vida. Difícil saber eso cuando puedes controlar todo a tu voluntad con tan solo abrir la boca. Justamente esto es lo que le dio un potencial enorme a las subtramas de la serie, y es que Jessica Jones juega mucho con eso, porque hay muchas maneras de maltratar a una persona cuando puedes meterte en su mente. El potencial de esta idea daba un abanico casi infinito de posibilidades a sus directores y hay que reconocer que lo han aprovechado muy bien. Y no solo para mostrarnos lo que podría pasar si existiese realmente alguien con estas capacidades, sino también lo vulnerables que somos, y lo que más me ha llamado la atención, lo que sentimos realmente. Lo que queremos en realidad.
       Decía antes que Kilgrave es uno de los villanos menor utilizados por Marvel porque realmente sus intenciones son bastante simples (aunque el proceso que hace para conseguir lo que quiere realmente es envidiable). Aquí nadie quiere invadir nuestro planeta, hacerse con el control mundial (aunque podría) o cualquier otra cosa que te permita el poder controlar a cualquier persona a tu voluntad. ¿Es eso algo bueno? Mi respuesta personal es un sí casi rotundo. El esquema de siempre de estas películas (tenemos un malo que nos quiere conquistar, tiene un arma que significa la destrucción masiva, salvamos el mundo) se pierde por completo, y no sabéis lo feliz que me hace esto como amante del género. Ahora bien, ¿es Kilgrave realmente el villano que nos quieren hacer creer al principio de la serie? Esa respuesta dependerá de cada persona, pero lo que sí que es cierto, es que aquí no solo nos limitan a tener esa idea preconcebida de que es malo porque , porque ha hecho tal cosa, sino que también conocemos su faceta, su pasado, sus miedos, su razón de comportarse así. Sus deseos.


También es verdad que Jessica Jones se centra en lo esencial, en los límites de un único mundo, una vida. Es una serie sobre un personaje, sobre su vida, y sobre todo lo que la compone (lo bueno y lo malo). Si en Daredevil Matt perseguía a los criminales para luchar contra ellos con el fin de pararlos y hacer de su ciudad un lugar mejor, Jessica lucha aquí contra ellos porque ella es el comienzo de todo el mal. Los malos son malos porque quieren dañar a la gente de su entorno para llegar a ella, porque todo lo que pasa en la serie (o al menos la inmensa mayoría) tiene el mismo punto de comienzo: Jessica Jones. Pero también conocemos sus dos versiones. La anterior, la que tenía alguna cicatriz pero intentaba tomárselo con calma. La que tenía una amiga, la que no tenía miedo. La que salvó a un chico en una pelea. Y la de ahora. La que vive continuamente en tensión, subyugada por un pasado oscuro, tormentoso y lleno de errores. La que no puede permitirse tener a nadie cerca por miedo a hacerle daño, por miedo a perderlo.
         Pero tampoco es una serie perfecta. Tiene un ritmo irregular - pero no tengo quejas sobre ello-, a veces es algo monótona, un poco lenta, a veces demasiado rápida. Sus 13 capítulos dosifican los focos de acción de un modo correcto, descubrimos a los personajes poco a poco, el pasado de Jessica se estira lo suficiente para no ser lo principal pero tampoco se olvida. No sobrecarga, pero tampoco te deja perder el interés. Quieres saber más, quieres saber cómo acabará esta lucha a dos focos: el foco de la víctima y el foco del acosador. Decir que me ha gustado es quedarme corta, decir que me parece la mejor serie del año sería no ser del todo sincera. Es buena, es muy buena. Es excelente en numerosos aspectos, es innovadora en otros, es sincera, pero sobre todo es rompedora. Necesitábamos una serie así, protagonizada por un personaje femenino fuerte pero roto por dentro. Tan devastado pero que no duda en sacrificarse para salvar a los demás. Necesitábamos una serie que tratase el acoso en tantísimos matices, en tantos puntos, en tantas posibilidades. Porque el acoso no es solo físico, ni tampoco verbal. Y Jessica Jones lo demuestra, pero también que se puede hacerle frente, que se debe hacerlo. Tras el final de esta primera temporada tengo claro que es necesario más series así, tanto en el ámbito de los superhéroes -porque no hace falta llevar traje para salvar a los demás-, como en su ámbito más personal, de que estas situaciones existen sin necesidad de poderes especiales. Pero también es una serie sobre amistad, sobre las segundas oportunidades, tanto a lo que a otros se refiere, como a sí mismos. Veremos a ver qué nos preparan Marvel y Netflix para la siguiente entrega, para las siguientes entregas. Recordad que hay que tener sus otras series (las presentes y las que están por llegar) muy presentes, aquí todo estará conectado a su debido tiempo.

Share:

2 comentarios

  1. A mí también me gustó, pero creo que no tanto como a ti. El planteamiento de los personajes es genial y muchos de los temas que plantea (feminismo, acoso...) están muy bien elegidos y llevados a cabo. Lo que no me gustó es que en los capítulos centrales hay un par de giros de trama que me parecen forzados solo para alargar la serie unos capítulos más y algunas decisiones de cara al final con algunos de los personajes tampoco me gustaron (no sé si es para ceñirse a los cómics, si es porque tienen algo pensado de cara a futuras temporadas o qué). Pero bueno, de todos modos es una serie no sólo mejor que la media, sino innovadora, así que ojalá que los de Netflix hagan muchas más :)

    Ah, y el planteamiento de Killgrave, y el actor, son simplemente geniales. Ya era hora de que se dejaran de villanos malos malísimos que sólo quieren destruir el mundo. Un punto muy grande a favor de la serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad es que la serie me gustó bastante pero tampoco me parece una que de sobresaliente. Como bien dices, yo también he tenido la sensación de que gracias a algunos momentos o situaciones han querido alargar un poco más la trama para tener esa longitud de 13 capítulos (teniendo en cuenta que Daredevil tiene el mismo número, quizás sea por eso), pero que con 10 o 11 capítulos habría incluso funcionado más, no sé.

      Killgrave es uno de los mejores villanos que he visto hasta ahora, empieza como el malo de la película pero luego realmente te preguntas si de verdad es tan malo como nos hacen creer, o si al final él también está jugando con nosotros.

      ¡Un saludo!

      Eliminar